El complejo proceso para la paz en Colombia. Las difíciles relaciones de Colombia con sus vecinos

Malamud, Carlos (2003) El complejo proceso para la paz en Colombia. Las difíciles relaciones de Colombia con sus vecinos. Boletín Elcano (31). 21 p.. ISSN 1696-3326

[img]
Preview
PDF - Published Version
Available under License Creative Commons Attribution.

Download (232kB) | Preview

Abstract

La lucha del gobierno colombiano contra la delincuencia organizada, se llame ésta narcotráfico, terrorismo, contrabando de armas o de precursores químicos, lavado de dinero, corrupción, etc, amenaza de forma constante y creciente con extenderse a los países vecinos, algunos de los cuales ya han comenzado a sentir los primeros coletazos de un problema de difícil y lenta solución. Pese a todo, hasta la fecha ha sido materialmente imposible establecer una estrategia común, de ámbito regional, que permita al conjunto de los países implicados avanzar decididamente en la erradicación de todas estas lacras. Buena prueba de esta situación es la negativa casi generalizada de los vecinos de Colombia (al igual que los restantes países de América del Sur), con la única excepción de Panamá, de reconocer a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), al Ejército de Liberación Nacional (ELN) y a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) como organizaciones terroristas. Se trataba de una exigencia planteada repetidamente por el presidente Álvaro Uribe a los demás gobiernos de la región y formalmente explicitada en una Cumbre regional celebrada en Bogotá, en marzo de 2003, entre los países andinos más Brasil y Panamá, a fin de encontrar respuestas comunes a problemas compartidos. En buena medida, a esta situación se llega por la falta de comprensión del conflicto colombiano: ¿es sólo un problema de Colombia, encapsulado dentro de sus fronteras, o se trata ya de una cuestión que ha rebasado los límites geográficos colombianos para infectar a toda la región? Es obvio que las respuestas que se den condicionarán las actitudes políticas y militares de unos y de otros y el análisis de las mismas es uno de los objetivos de este trabajo. En las páginas que siguen profundizaré en las implicaciones regionales del conflicto que azota a Colombia, lo que implica no sólo responder a la pregunta sobre la dimensión geográfica del problema (¿nacional, regional?), sino también analizar las distintas formas en que los problemas colombianos de seguridad y orden público amenazan a los países vecinos y las políticas y respuestas de distinta índole que unos y otros ensayan frente a estas cuestiones. También se intentará determinar la forma en que la probable evolución del conflicto, dado el reforzamiento de las fuerzas de seguridad colombianas y su mayor capacidad operativa, incidirá en un futuro próximo en las cuestiones que aquí nos ocupan. Una creciente ofensiva policial y militar sobre los tradicionales “santuarios” insurgentes obligará, con bastante seguridad, a las FARC, ELN y AUC a buscar refugio más allá de las fronteras. Al mismo tiempo, la represión y los crecientes obstáculos al funcionamiento tanto del terrorismo como del narcotráfico y de otras formas de delincuencia organizada tienen el riesgo de aumentar la corrupción en los países vecinos, en la búsqueda de refugios y garantías para la prosecución de la acción delictiva. Comienzan a verse algunas señales inquietantes, como el tráfico de armas, municiones y explosivos del ejército ecuatoriano a las FARC (en las que no sólo aparecen implicados militares ecuatorianos sino también un obispo anglicano de la misma nacionalidad), o medicamentos del servicio de salud panameño con el mismo destino. Por ello, prestaré especial atención a la evolución de las relaciones fronterizas entre Colombia y todos sus vecinos, con los que comparte 6.301 kilómetros de frontera, con 67 municipios (que tienen 3.659.337 habitantes) y 12 departamentos.También atenderé a las diferentes respuestas que los gobiernos de la región han dado, y siguen dando, frente a los desafíos planteados, aunque como ya se ha mencionado, el análisis detallado de las distintas relaciones bilaterales colombianas se realizará en la Segunda Parte de este trabajo. En este punto, parece que podríamos estar cerca de un punto de inflexión, a la vista de las recientes declaraciones del presidente Lagos, de algunas iniciativas regionales y, muy especialmente, de ciertas actitudes de las fuerzas armadas peruanas y de los gobiernos ecuatoriano y brasileño. Como se verá, la principal excepción y el mayor inconveniente para alcanzar una activa actitud regional de consenso, solidaria con Bogotá, es la postura del presidente venezolano, el comandante Chávez, que frente al conflicto colombiano tiene una agenda propia, bien por cuestiones bilaterales como por su proyecto bolivariano, de matriz populista, que pasa por reconocer a las FARC como parte beligerante.

Item Type: Article
Uncontrolled Keywords: América Latina
Subjects: INTERNATIONAL COOPERATION > INTERNATIONAL COOPERATION > REGIONAL COOPERATION
INTERNATIONAL COOPERATION > INTERNATIONAL RELATIONS > PEACE KEEPING.
INTERNATIONAL COOPERATION > INTERNATIONAL RELATIONS > DEFENCE POLICY.
INTERNATIONAL COOPERATION > INTERNATIONAL RELATIONS > FOREIGN RELATIONS.
INTERNATIONAL COOPERATION > INTERNATIONAL RELATIONS > TERRORISM.
INTERNATIONAL COOPERATION > COUNTRIES AND REGIONS > COLOMBIA
CULTURE; SOCIETY > SOCIETY > CONFLICTS
Divisions: Real Instituto Elcano, RIE
Depositing User: Jorge Horcas Pulido
Date Deposited: 21 Dec 2011 19:31
Last Modified: 21 Dec 2011 19:31
URI: http://biblioteca.ribei.org/id/eprint/402

Actions (login required)

View Item View Item